General

Demandan a la compañía Apple por exagerar sobre la resistencia al agua en los iPhones

iPhone XR

Apple se enfrenta a una demanda colectiva en Nueva York por la publicidad engañosa en la cual la compañía asegura que sus iPhones son resistentes al agua.

La mayoría de fabricantes de móviles aseguran que sus terminales cuentan con cierta resistencia a los líquidos, al agua principalmente. Apple es uno de ellos, sus últimos modelos presumen en varios anuncios de contar con una certificación IP68, una alta resistencia al agua y al polvo. Sin embargo, la experiencia de la mayoría de usuarios dista mucho de lo que se muestra en publicidad.

Muchos usuarios aseguran que la empresa tergiversa o exagera esa cualidad de sus móviles en las campañas de marketing, engañando a sus clientes que se han quedado sin teléfono y sin la garantía.

Antoinette Smith, ciudadana del Bronx, es una de las demandantes. Asegura que su iPhone 8 estuvo en contacto con agua, dentro de los parámetros que establece el fabricante en cuanto a resistencia y certificación IP, pero cuando Smith se dirigió hacia Apple ah arreglar su iPhone 8, la compañía se negó a cubrir los daños causados por el líquido, aunque El teléfono tuvo contacto con agua bajo los parámetros establecidos por la compañía.

Hace poco hemos visto como Apple presumía de todos los golpes y manchas que pueden soportar sus móviles en este anuncio.

Sin embargo, para llegar a esta certificación en las pruebas de laboratorio, tal y como se denuncia en la demanda, solo se realizan pruebas con agua estática y pura, no se tienen en cuenta el agua de mar, de piscina u otros líquidos más corrosivos. «Esto significa que a los consumidores que se encuentren al borde de una piscina o de la playa y cuyos dispositivos se salpiquen o se sumerjan temporalmente, se les negará la cobertura porque el agua contenía cloro o sal», se puede leer en la demanda.

Además, Apple vende sus móviles con un indicador interno de agua, como otros muchos fabricantes. Esto significa que cuando el iPhone es destapado en servicio técnico, en el indicador revela que el terminal ha estado en contacto con el agua o un líquido que ha llegado a entrar dentro del dispositivo. En localizaciones con gran humedad en el ambiente, como un baño, este indicador puede activarse, dejándonos sin la garantía.

Smith, una de los demandantes, asegura que volvería a comprar un iPhone siempre que se eliminen las exageraciones y se indique con claridad en la publicidad las condiciones de resistencia del terminal. No es la primera demanda de este tipo a la que tiene que hacer frente Apple, en noviembre de 2020, la autoridad reguladora del mercado italiana, L’Autorità Garante della Concorrenza e del Mercato (AGCM) impuso a Apple una multa de 10 millones de euros por publicidad engañosa sobre la resistencia al agua de los iPhone.